Consigue tus objetivos y gana salud con Nutribán

Índice

ALERGIAS O INTOLERANCIAS ¿QUÉ TENGO REALMENTE? ¿POR QUÉ CADA DÍA SE DIAGNOSTICAN MÁS?

ALERGIAS E INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS

En los últimos años se ha registrado un aumento de las reacciones adversas a alimentos. Probablemente, esté asociado al cambio en el estilo de vida de las últimas décadas y, porque, por suerte, se hace un diagnóstico precoz desde la infancia.

Estas reacciones podemos distinguirlas en alergias e intolerancias, pero ambas perjudican la calidad de vida de los pacientes, en algunos casos con consecuencias muy graves, de ahí la importancia de que los servicios de restauración colectiva las conozcan y manejen correctamente.

¿En qué se diferencia una alergia y una intolerancia alimentaria?

 

Las alergias alimentarias suelen tener un componente inmunológico (asociado a la inmunoglobulina E o IgE, generalmente). Las manifestaciones clínicas más frecuentes son las de tipo cutáneo-mucosas, falta de respiración,  y en el peor de los casos, shok anafiláctico y son independientes de la dosis con la que se ha tenido contacto o se ha ingerido.

Las intolerancias alimentarias  pueden ser por varias razones: farmacológicas, metabólicas, desconocidas, mixtas, pero no por un componente inmunológico. Las manifestaciones clínicas suelen depender de la dosis que se ha ingerido,  y los síntomas son a nivel digestivo: nauseas, vómitos, hinchazón abdominal, dolor de estomago o diarrea.

Para ambas reacciones adversas, el principal tratamiento será evitar el alimento que causa la reacción.

 

¿Qué alimentos suelen producir más alergias?

Los alimentos que más alergias producen cambian según el grupo de edad:

  • En menores de 5 años la alergia al huevo es la más frecuente, seguida de la alergia a las proteínas de pescado y, en tercer lugar, la leche de vaca.
  • En mayores de 5 años, la alergia a las frutas frescas, los frutos secos y los pescados y mariscos son los siguientes que más alergias producen.

¿Qué intolerancias son las más frecuentes?

La intolerancia a la lactosa es la más frecuente y conocida. Se trata de una intolerancia metabólica.

¿Cuál es su prevalencia? ¿Problema social?

La prevalencia es la proporción de individuos de una población que presentan, en este caso, una reacción adversa a alimentos en un momento o periodo de tiempo determinado.

En adultos, la prevalencia supera el 30%, pero puede llegar hasta un 90% si hablamos exclusivamente de intolerancia alimentaria, que es el principal componente (fundamentalmente a la lactosa).

Según la población los datos varían: en raza africana y asiática la intolerancia a la lactosa oscila entre 90-95%, de origen hispanoamericano entre 50-70%, mediterránea entre 10-15% y la nórdica entre 5-15%.

Aunque aparezca en menor medida, la alergia alimentaria es un problema de salud pública en auge que afecta en torno al 1-3% de la población adulta y el 4-7% de la población infantil. A nivel internacional las alergias alimentarias van en aumento, específicamente, la alergia a la proteína de leche de vaca (APLV).

La creciente prevalencia conlleva una problemática social, principalmente por la poca información y el desconocimiento general sobre la enfermedad. Muchas veces existen síntomas que pueden pasar desapercibidos o que se atribuyen a otras causas, llevando a un diagnóstico tardío que retrasa el correcto tratamiento de la reacción.

El tratamiento de todas es la restricción de las sustancias que causan reacción adversa de la dieta. Por esta razón, el diagnóstico correcto es fundamental, con el fin de evitar dietas de eliminación innecesarias, que en algunos casos pueden tener consecuencias negativas, incluso llevando a la persona a desarrollar algún déficit nutricional.

Normativa legal

Puesto que el único método efectivo para prevenir reacciones adversas a alimentos es evitar el elemento en cuestión, se necesitan organismos reguladores que promuevan leyes que obliguen a declarar la presencia de estos ingredientes en los alimentos.

Existen normativas como el: Reglamento 1169/2011 sobre la información alimentaria facilitada al consumidor tanto a nivel europeo como nacional, que rigen los procesos de manufacturación, distribución, publicidad y venta de alimentos. En ellos, principalmente se obliga a describir el producto e indicar si contiene algún alimento o derivado que pueda causar alergia o intolerancia. Alimentos de obligada información al consumidor para empresas de restauración colectiva, industrias alimentarias y venta de alimentos:

  1. Huevo y derivados

  2. Cereales: Gluten y derivados

  3. Pescados y derivados

  4. Moluscos y derivados

  5. Crustaceos y derivados

  6. Sulfitos

  7. Altramuces

  8. Leche y derivados

  9. Soja

  10. Apio

  11. Cacahuete

  12. Mostaza

  13. Frutos Secos

  14. Sésamo

 

¿Qué factores pueden influir en el desarrollo de una alergia o intolerancia alimentaria?

El desarrollo de la alergia alimentaria está influenciado por diversos factores: genéticos, ambientales, nutricionales y de composición del alimento.

Dentro de los factores genéticos, un factor de riesgo para desarrollar alergia es la historia familiar de atopía, enfermedades alérgicas, dermatitis atópica y la exposición temprana a alérgenos alimentarios, como la proteína de leche de vaca (en muchos casos consumida en grandes cantidades durante la lactancia).

Respecto a las intolerancias, como hemos comentado, la más común es a la lactosa. Es frecuente la pérdida de la capacidad de su digestión con la edad, variable entre etnias, condicionada genéticamente, lo que puede causar malabsorción. También puede ser secundaria a un daño en la mucosa intestinal. Su aumento puede deberse a cualquiera de estos factores, además de un mayor conocimiento por parte de los servicios médicos y, por tanto, mejor diagnóstico.

 

 

 

 

Juana María Matallana González

Dietista-Nutricionista

Tecnóloga de Alimentos

Nº Colegiada: MU 00030

Post relacionados