DIETAS DE CAJÓN – ¿TE HAN DADO ALGUNA?-
3 noviembre, 2020
ALUBIAS CON ALMEJAS
23 noviembre, 2020

OBESIDAD ¿SÓLO CALORÍAS DE MÁS?

El 12 de Noviembre es el día Mundial contra la obesidad. ¿Qué es? ¿Sólo un aumento de peso por un exceso de calorías consumidas? Muchas personas siguen pensando que es así, pero es mucho más complejo que el consumir más energía de la que necesitamos.

La obesidad no puede definirse sólo como la diferencia entre ” Las calorías consumidas y las calorías gastadas”, ya que obvia muchos Factores Importantes que influyen en el acumulo de grasa corporal. ¿Cuales son? Aquí te explicamos algunos de ellos:

1 – PSICOLOGÍA SOCIAL POBLACIONAL:

  • Educación alimentaria: tanto en casa como en los centros educativos.
  • Publicidad de alimentos poco saludables: chips, comida rápida, bollería, bebidas azucaradas

2- PSICOLOGÍA INDIVIDUAL:

  • Control parental.
  • Estrés.
  • Auestima.

3- FISIOLOGÍA:

  • Predisposición genética.
  • Crecimiento adecuado en la edad infantil.
  • Efectos secundarios de algunos medicamentos.

4- FISIOLOGÍA INDIVIDUAL:

  • Nivel de Saciedad
  • Tasa metabólica
  • Masa libre de grasa

5- PRODUCCIÓN DE ALIMENTOS:

  • Minimizar costes
  • Satisfacer los gustos del consumidor
  • Precio de Mercado

6- CONSUMO DE ALIMENTOS:

  • Tendencia a picar
  • Consumo de alcohol
  • Consumo de comida rápida y muy calórica
  • Consumo de azúcar

7- ENTORNO DE ACTIVIDAD FÍSICA:

  • Precio del ejercicio físico.
  • Seguridad del transporte no motorizado
  • Temperatura ambiente

8- ACTIVIDAD FÍSICA:

  • Modelo parental
  • Actividad física ocupacional.
  • Capacidad funcional

 

Como has podido leer, no podemos echar la culpa sólo a la ingestión de más calorías o cierto tipo de alimentos, influyen más aspectos y situaciones, individuales y sociales. Todas, han de evaluarse y tratarse, adecuando el tratamiento y recomendaciones a cada paciente de forma individual.

DEFINICIÓN:

La obesidad puede definirse como una enfermedad en la que el exceso de grasa corporal se ha acumulado en un grado en que la salud puede verse afectada adversamente. Sin embargo, el exceso de grasa, su distribución en el cuerpo varía de un individuo a otro y las consecuencias en la salud son variables de un individuo a otro.

EFECTOS:

  • Diabetes de tipo 2:

De todas estas graves enfermedades es la diabetes de tipo 2 (que normalmente se desarrolla en la edad adulta y está asociada al sobrepeso) o diabetes mellitus no insulinodependiente, más ligada a la obesidad y el exceso de peso.

De hecho el riesgo de desarrollar una diabetes de tipo 2 aumenta a mayor porcentaje de grasa corporal. La probabilidad de que las mujeres obesas desarrollen una diabetes de tipo 2 es 12 veces mayor que en mujeres con un peso saludable.

  • Enfermedades cardiovasculares e hipertensión:

Las enfermedades cardiovasculares incluyen las enfermedades coronarias, los accidentes cerebrovasculares y la enfermedad vascular periférica, en piernas fundamentalmente.

Estas enfermedades son las responsables de una gran incidencia de muertes (una de cada tres) en los hombres y mujeres, en países industrializados y su incidencia está viéndose incrementada también en los países en vías de desarrollo.

La obesidad predispone a quien la padece, a varios factores de riesgo cardiovascular, entre ellos la hipertensión, elevados niveles de colesterol en sangre y triglicéridos. En las mujeres, la obesidad es el incidente más importante dentro de las enfermedades cardiovasculares, después de la edad y la presión sanguínea.

El riesgo de sufrir un infarto es unas tres veces mayor en una mujer obesa que en una mujer delgada de la misma edad.

Las personas obesas son más propensas a tener altos niveles de triglicéridos en sangre (grasa sanguínea), y colesterol LDL (lipoproteínas de baja densidad o “colesterol malo”) y bajos niveles de colesterol HDL (lipoproteínas de alta densidad o “colesterol bueno “.

Es típico en personas obesas con acumulación de grasa intra-abdominal (“manzanas”), asociada a un mayor riesgo de padecer enfermedades coronarias. Si se pierde peso, los niveles de grasa en sangre mejora. Si se pierden 10 kg, se puede producir un descenso del 15% en los niveles de colesterol LDL y un aumento de un 8% en los de colesterol HDL.

La relación entre la hipertensión (tensión arterial alta) y la obesidad está bien documentada, y se calcula que la proporción de hipertensión atribuible a la obesidad es del 30-65% en las poblaciones de Occidente.

De hecho, la presión arterial aumenta si se incrementa el IMC; Por cada 10 kg de aumento de peso, la presión arterial sube 2 –3 puntos (2-3mm Hg). Por el contrario, bajar de peso, disminuye la tensión arterial, y normalmente, por cada 1% de reducción de peso, la presión arterial disminuye 1-2 puntos (1-2mm Hg).

La incidencia de la hipertensión en adultos con sobrepeso es tres veces mayor que en adultos sin sobrepeso, y el riesgo de hipertensión en personas con exceso de peso entre 20-44 años es casi 6 veces mayor que en los adultos con peso normal.

Un descenso del 10% del peso inicial libera el esfuerzo cardíaco en un 30% y la sobrecarga articular y de columna en un 40%.

  • Enfermedades respiratorias (síndrome de APNEA del sueño):
  • Algunos tipos de cáncer.
  • Osteoartritis (lesiones degenerativas e inflamatorias articulares).
  • Problemas psicológicos.
  • Baja calidad de vida “La obesidad predispone a quien la padece, a varios factores de riesgo cardiovascular, entre ellos la hipertensión, elevados niveles de colesterol en sangre y triglicéridos”.

¿CÓMO PUEDO PREVENIR PADECER OBESIDAD?

A doctor telling her patient about a diet plan. Healthy living concept

1- No pases hambre:

“Realiza entre 4 o 5 ingestas al día para evitar llegar a las comidas principales con un hambre excesiva. Para estas ingestas elige alimentos saludables y que te sacien. Los tentempiés pueden ser frutas, lácteos, frutos secos, bocadillos saludables, etc.  Recuerda que en las comidas principales, además de verduras y hortalizas, deben haber proteínas y también una pequeña porción de cereales integrales.”

2 – Consume más ensaladas y verduras:

“Para prevenir la obesidad en el ámbito familiar, os recomiendamos que las ensaladas y verduras sean las protagonistas tanto en la comida como en la cena. Los padres enseñan a través del ejemplo, por lo que aprender a cocinar para toda la familia con verduras y hortalizas sería un gran paso”.

3 – El frutero, siempre lleno

“Para prevenir la obesidad te recomendamos que empieces la semana con un buen surtido de frutas. Si las tienes en casa te será mucho más fácil consumirlas a lo largo de la semana e incluirlas así en tu dieta ya sea en ensaladas, tentempiés y/o desayunos”

4 – Platos de cuchara y descanso:

“No te quedes solo con las planchas y los hervidos o el típico plato de dieta. ¡Lleva una dieta variada, modera las cantidades, garantiza una buena higiene del sueño (7-8h) y realiza ejercicio físico! Comer es un placer y hacerlo de manera saludable y equilibrada no es aburrido. Es un camino hacia un mejor estilo y calidad de vida”.

5 –Huye del sedentarismo“¡Añade actividad a tu vida diaria!

Lo puedes hacer evitando coger el coche para ir a comprar, cambiando el coche por la bici cuando sea posible y subiendo por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor. Añade también color a tu dieta incluyendo variedad de frutas y verduras!

6 – ¿Exceso de calorías? ¡No, gracias!

“¿Cómo prevenir la obesidad? Preocúpate de aportar a tu cuerpo todos los nutrientes que necesita mediante la ingesta de alimentos saludables, frescos y naturales en tu alimentación de manera diaria. ¡No es comer menos… es comer mejor!

7 –  No abuses de los refrescos

“Mi consejo para prevenir la obesidad es evitar el consumo de todo tipo de refrescos, alcohol, bebidas azucaradas o zumos envasados y en su lugar no olvidarse de beber 1’5-2 litros de agua al día, 6 vasos mínimo. Infusiones, tés o aguas infusionadas con frutas también pueden ser buenas alternativas”

8 – Huye de los entornos obesogénicos

“Además de que tus elecciones alimentarias sean adecuadas y de que evites el sedentarismo, la prevención de la obesidad también se consigue con acciones como comer en familia. Es el entorno perfecto para que tanto pequeños como mayores aprendan y tengan al alcance alimentos saludables: fruta, verdura, legumbres, cereales integrales…etc.

9 – Elige cocciones saludables

“Una de las bases de comer de manera saludable es la manera de cocinar. Existen muchas cocciones que requieren pocas grasas para conseguir platos suculentos y exquisitos para nuestros paladares. Para prevenir la obesidad, emplea cocciones como la plancha, los hervidos, el vapor, el horno, el wok y el papillote, en lugar de fritos y rebozados”.

10 – Lee las etiquetas nutricionales:

“¿Cuántas veces acabas comiendo algo que no sabes de qué está hecho? Como consumidor tienes una parte de responsabilidad con tu alimentación y es la de valorar el producto antes de comprarlo y elegir preferentemente productos saludables. Pero no mires los números (calorías, gramos de grasa…). No, no, no. Mira qué ingredientes lleva, porque así sabrás qué vas a comer, de donde proceden sus calorías, qué tipo de grasa contiene, cuántos ingredientes lleva. Todo ello te dará una idea general que te ayudará a decidir.
En Nutriban dietas te ayudamos a poner en marcha toda esta serie de recomendaciones, a mejorar tu salud con una alimentación saludables y unos hábitos de vida adaptados a ti.
Juana María Matallana González
Dietista-Nutricionista en Nutriban
Nº Colegiada: MU 00030

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonPedir cita