TÉ O CAFÉ ¿CUÁL ES MEJOR?
4 noviembre, 2019
FAJITAS ¿DE POLLO O VEGANA?
12 noviembre, 2019

TIROIDES Y ALIMENTOS BOCIÓGENOS

HIPOTIROIDISMO ¿PUEDE INFLUIR LO QUE COMO?

Antes de dar paso a los alimentos bociógenos, protagonistas de este post, hay que tener en cuenta otro aspecto fundamental en la dieta en relación al tiroides: el yodo. Este mineral es un componente esencial de las hormonas tiroideas. Generalmente, el yodo se encuentra en cantidades bajas en los alimentos de uso cotidiano, por lo que la población necesita una fuente extra. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso de sal yodada en los hogares (sal enriquecida con yodo). En España, está disponible desde 1983, aunque no está regulada. Según la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), la única contraindicación para el consumo de este tipo de sal es padecer  la enfermedad de Graves-Basedow activa o un bocio multinodular tóxico, o la preparación para una prueba médica con yodo. Se recomienda de igual manera un consumo frecuente de los alimentos con más contenido en yodo, aquellos  procedentes del mar: pescados, mariscos y algas comestibles. Otros como la carne, frutas y verduras, aceites y cereales contienen de forma natural poca cantidad de yodo.

 

El bocio es el signo fácil de identificar, pues se trata de un crecimiento anormal de la glándula tiroides en respuesta a la falta de yodo. Ciertos vegetales contienen elementos que impiden que el yodo sea aprovechado en el organismo debidamente, ya que estas sustancias limitan la utilización del yodo para la síntesis de hormonas tiroideas, por lo que limitan el funcionamiento de la glándula tiroides, pudiendo causar trastornos entre los que se encuentra el bocio. Por esta razón, estas sustancias son conocidas como sustancias bociógenas.

 

 

 

 

 

 

Ahora sí, hablemos esos alimentos que se recomienda evitar si sufres de hipotiroidismo, llamados ALIMENTOS BOCIÓGENOS:

Entre los alimentos bociógenos podemos destacar:

  • La familia Brassicaceae, también conocidas como crucíferas (col, coliflor, coles de Bruselas, brócoli, repollo, lombarda), rábanos, nabos y mostaza.
  • Soja no fermentada (brotes de soja, bebida de soja, harina de soja, aceite de soja, tofu). No incluiría los productos fermentados como tempeh, miso y salsa de soja.
  • La yuca es otro alimento que causa problemas en personas con trastornos tiroideos.
  • Alimentos con cianógenos: habas, judías, garbanzos, melocotones y albaricoques, frutos secos, mijo, semillas de pera o manzana, ciruelas salvajes.

Pero esto no significa que no podamos comerlos nunca o de ninguna manera, ante estos compuestos tenemos un aliado: la cocina.

  • En cuanto a las crucíferas: El CALOR destruye la enzima responsable de la formación de los compuestos tóxicos. Por eso, el consumo de estas verduras cocinadas no supone un riesgo para la salud, sin embargo las recetas que contengan estas verduras crudas si están contraindicadas.
  • En cuanto al resto de alimentos con cianógenos: si REMOJAMOS y COCEMOS bien los alimentos, los cianógenos reducen sus niveles. Por ejemplo, en caso de los frutos secos, mejor la opción tostada (sin sal).
  • En cuanto a la soja, hay más controversia, pues no hay evidencia de que las personas que sufren de hipotiroidismo deban evitar completamente la soja. Sin embargo, sí que se aconseja a los pacientes con hipotiroidismo que si van a consumir productos de soja, lo mejor es esperar al menos cuatro horas después de tomar la medicación hormonal, misma recomendación que se hace para otros productos que afectan a la absorción de esta medicación: suplementos de hierro, calcio y algunos antiácidos.

 

¿LAS BEBIDAS VEGETALES INFLUYEN?

La bebida de soja puede bloquear la asimilación de yodo por el tiroides, impidiendo el correcto funcionamiento del mismo y acarreando alteraciones de origen endocrino.

Por otro lado, la bebida de almendra, por su nutritiva composición (rica en vitaminas, ácidos grasos esenciales, calcio, fósforo y magnesio), suele ser otra de las más consumidas. El problema es que tiene como efecto secundario un efecto bociógeno.

Realmente, todo alimento que en su composición contenga calcio se debe separar de la medicación al menos 4 horas, ya que el calcio inhibe la absorción de la levotiroxina porque puede formar complejos insolubles. Aquí podemos englobar tanto bebidas vegetales como leche de vaca. Como costumbre social, la mayoría de la población toma alguna fuente de calcio a primera hora de la mañana habitualmente, por eso, suele ser necesario ajustar la dosis de levotiroxina en los pacientes.

Resumiendo, dentro de las bebidas vegetales sería recomendable cualquiera, excepto la de soja y almendra, con las que habría que limitar el consumo en personas con hipotiroidismo. Sí debemos tener en cuenta que el calcio no se absorbe tan fácilmente como con la leche de vaca porque no contienen vitamina D que facilite su absorción. Otra desventaja es que se caracterizan por un sabor insípido que requieren de azúcar añadida o saborizantes.

 

¡CUIDADO CON LAS ALGAS! SOBRE TODO SI TIENES HIPERTIROIDISMO

La mayoría de las algas marinas, al ser muy ricas en yodo, son útiles para la prevención del bocio y del hipotiroidismo. Por tanto, su consumo no está aconsejado en personas con hipertiroidismo. Las algas empleadas más ricas en yodo son: el alga kombu, el alga hikiki y el Fucus vesiculosus.

En un estudio se observó que tras la ingesta diaria de algas durante 3 meses, se desarrollaba hipertiroidismo. Aunque el hipertiroidismo inducido por yodo (o síndrome de Jod-Basedow) no es frecuente, puede ocurrir por la ingesta de alimentos ricos en yodo o por el suministro de contrastes yodados en pruebas médicas, como la tomografía computarizada.

El hipertiroidismo yodo inducido ocurre en pacientes con bocio multinodular (agrandamiento de la glándula tiroides por la formación de múltiples nódulos) en los que la sobrecarga de yodo provoca un exceso de síntesis de T3 y T4. En general, este tipo de hipertiroidismo se autolimita al suspender el aporte de yodo.

El consumo de algas debe limitarse a ocasiones especiales, puesto que un abuso puede suponer un efecto negativo para la salud, además de por el exceso de yodo, por la acumulación de metales pesados. Pero ¡que no cunda el pánico! No pasa nada por comer un día sushi o cocinar una nueva receta en la cual uno de sus ingredientes son algas, siempre que las compremos en un supermercado de confianza, pues pasan controles estrictos de calidad en Europa.

FUENTES CONSULTADAS:

FUENTES CONSULTADAS:

https://www.researchgate.net/profile/Gabriela_Picco3/publication/246616807_Ingestion_habitual_de_algas_e_hipertiroidismo/links/59f43c170f7e9b553eba8d8f/Ingestion-habitual-de-algas-e-hipertiroidismo.pdf

https://www.alimente.elconfidencial.com/nutricion/2018-03-15/algas-wakami-nori-dulse-kombu_1533333/

https://seguridadalimentaria.elika.eus/riesgos-emergentes-en-europa/

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonPedir cita