Ensalada de pollo con salsa de mostaza y miel
14 abril, 2019
PERDER PESO ¿CUÁNTO?
22 mayo, 2019

Enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa -¿las conoces?

13 DE MAYO – DÍA EUROPEO DE LA ENFERMEDAD INFLAMATORIA INTESTINAL (19 WORLD IBD DAY)

Hoy es el día europeo de la EII y el próximo 19 de mayo se celebra en más de 40 países el Día Mundial de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, que engloba a la enfermedad de Crohn y a colitis ulcerosa. ¿Has oído hablar alguna vez de estas enfermedades? ¿Conoces a alguien que tenga alguna de ellas? Los especialistas estiman que una de cada 450 personas padece Enfermedad Inflamatoria Intestinal en España. Solo en la Región de Murcia más de 2500 personas padecen alguna. Por ello, vamos a dedicar este post a que conozcas un poco más sobre ellas.

Ambas son afecciones autoinmunes, es decir, originadas por el propio sistema inmune de la persona que la padece. Producen inflamación en diferentes áreas del aparato digestivo. Clásicamente se distingue la colitis ulcerosa (CU) y la enfermedad de Crohn (EC), pero también se dan formas de solapamiento entre ambas, nombradas como colitis indeterminadas.

¿Sabes por qué se desarrolla? Los investigadores aún no lo tienen muy claro, aunque sí parece existir un desencadenante genético. Un elevado porcentaje de personas que las padecen tienen familiares con algún tipo de enfermedad intestinal inflamatoria u otras enfermedades autoinmunes. Otros factores pueden ser el modo de vida occidental, que incluye ciertos hábitos  dietas que predisponen a padecerla. Curioso, ¿no?

 

¿Sabes en qué se diferencian?  La CU afecta al recto y se extiende de forma progresiva y continua.  Sin embargo, la EC se caracteriza por la afectar cualquier parte del tubo digestivo.

FUENTE IMAGEN: https://www.aecc.es/es/todo-sobre-cancer/tipos-cancer/cancer-intestino-delgado/que-es-cancer-intestino-delgado

¿Imaginas los síntomas de estas patologías? Pues realmente se caracterizan por no seguir un patrón establecido, sino que  varían en función del área del intestino que está afectada. Los principales síntomas son: dolor fuerte en la zona del abdomen con aparición de cólicos, fatiga continua, falta de apetito, diarreas, dolor en las articulaciones, presencia de sangre en heces, fiebre e inflamación de encías. Además, las personas que la padecen no se encuentran siempre igual, sino que pueden aparecer brotes causando dolores agudos (enfermedad activa) y remitir en cualquier momento (conocido como periodos en remisión o asintomáticos).

¿Pueden causar problemas a nivel de digestión? ¿Y a nivel psicológico? Rotundamente sí, ambas alteran la capacidad del organismo para digerir los alimentos y absorber los nutrientes. En muchos casos se detecta porque la persona acude al médico por una pérdida de peso. El déficit de micronutrientes no suele dar lugar a síntomas, aunque el déficit hierro y ácido fólico suelen ser muy comunes. Además, ¿sabías que la asociación entre estas enfermedades y trastornos psicológicos como depresión y ansiedad es muy común? Imagina el estrés que genera la propia enfermedad cuando está activa. Es normal que en estos momentos los síntomas depresivos sean frecuentes. Por lo que si conoces a alguien que tenga la enfermedad o tú la padeces, ante todo ¡paciencia  y comprensión!

¿Cuál es su tratamiento? La EC y la CU son patologías crónicas sin un tratamiento definitivo, es decir, no tienen cura. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la evolución puede variar en función de los tratamientos que se administran.

Además del tratamiento farmacológico, ¿necesitan estas personas seguir una dieta especial? Como realmente significa “modo de vida”, la respuesta es sí. También en lo relativo a la alimentación. Cuando aparecen síntomas, la alimentación debe adaptarse a la situación, teniendo en cuenta la hidratación y la reducción de alimentos de difícil digestión, como aquellos ricos en fibra insoluble y grasa animal. Por el contrario, cuando EII está en remisión, se debe seguir una dieta libre, evitando restricciones innecesarias. El problema es que muchos pacientes terminan cogiendo miedo a probar muchas cosas y volver a comerlas, viendo muy reducida su alimentación. Por eso, las recomendaciones siempre deben ser individualizadas, prestando especial atención a la tolerancia de cada alimento, pero siguiendo una dieta lo más equilibrada posible.

¿Conoces algún alimento que sea especialmente bueno para cuidar la mucosa intestinal? Nosotros podemos indicarte alguno como pescado azul (rico en omega 3, grasa con efecto antiiflamatorio), aguacate y aceite de oliva (por su alto contenido en vitamina E), calabaza y papaya (por su alto contenido en betacarotenos y antioxidantes) y productos fermentados como kéfir o yogures (con acción probiótica) y, siempre, consultando con tu dietista-nutricionista especializado en dietoterapia.

FUENTES CONSULTADAS:

Libro Dietoterapia, Nutrición clínica y metabolismo. SENC, 2012

Página web Confederación ACCU Crohn y Colitis Ulcerosa. Disponible en: https://accuesp.com/crohn-y-colitis/la-enfermedad/que-es

Página web Comunidad Autónoma de la Región de Murcia. Disponible: https://www.carm.es/web/pagina?IDCONTENIDO=98210&IDTIPO=10&RASTRO=c$m59491,70

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonPedir cita