TRUCHA RELLENA CON JAMÓN
24 febrero, 2020
RATATOUILLE
2 marzo, 2020

ENDOMETRIOSIS Y ALIMENTACIÓN

Está claro que la alimentación es mucho más importante de lo que se piensa, no solo para mantenerse sano, sino también para combatir los síntomas de muchas afecciones. La alimentación es una gran baza que tenemos a nuestro favor y, en Nutribán, somos muy conscientes de ello.

Por ello, hoy te queremos informar sobre un problema de salud que, desgraciadamente, afecta, cada vez más,  a las mujeres y en el que la alimentación juega un papel destacado.

¿En qué consiste la endometriosis?

La endometriosis  es una enfermedad crónica que puede llegar a afectar bastante a la calidad de vida de las mujeres que lo padecen llegando a sufrir fuertes dolores  y con imposibilidad de realizar esfuerzos físicos o una actividad cotidiana normal.

El nombre de esta enfermedad proviene de “endometrio” que es la capa interna que recubre el útero y que, con cada menstruación, se descama y sangra. Es justo esa capa la que crece fuera de su cavidad original provocando graves problemas como endometriomas, adherencias, nódulos…

PRINCIPALES SÍNTOMAS:

1- Ciclos menstruales irregulares, dismenorrea.

2- Dolor y pérdidas menstruales

3- Infertilidad

4- A nivel intestinal: dolores intestinales, estreñimiento, diarrea, cólicos, hinchazón.

 

¿Y qué puede hacer la alimentación en esta enfermedad?

Lo primero que tenemos que tener claro es que no hay una dieta milagro para curar esta enfermedad pero sí puede contribuir a mejorar muchos de sus síntomas.

Tenemos que evitar alimentos que produzcan un aumento de prostaglandinas, que son grasas que el cuerpo produce al ingerir ciertos alimentos. Como hay varios tipos, las que son perjudiciales  son las el tipo 2 ya que contribuyen al estado de inflamación y son causantes de muchos síntomas de la endometriosis. Por esta razón, hay que evitar consumir aceite de girasol y maíz,  carnes rojas, productos cárnicos ricos en grasas como embutidos y vísceras como el hígado; leche entera y condensada,  manteca de cerdo, mantequilla, nata, y queso (excepto el fresco), controlar el consumo de azúcares y cereales refinados, bollería…

Otro aspecto a tener en cuenta son los estrógenos (hormonas sexuales)  cuyo exceso influye en el crecimiento anormal del tejido endometrial fuera del útero.  Para reducir su producción hay que evitar consumir soja, lácteos y carnes, principalmente. Debido a la alta relación con la histamina tampoco es aconsejable consumir alcohol, marisco, pescado ahumado y seco, productos curados, té, tomates, vinagre…

A su vez, hay que favorecer la ingesta de grasas saludables con efecto antiinflamatorio como lo son las grasas omega 3. Estas las podrás encontrar en  nueces, semillas de girasol, linaza, en el pescado azul y en otros como el salmón, la sardina…

En definitiva,  se trata de tener unos hábitos de vida saludable  y evitar ciertos alimentos que empeoran los síntomas de esta enfermedad. Por eso, en Nutribán siempre apostamos por una alimentación equilibrada y adaptada a tus necesidades.

 

Juana María Matallana González .

Dietista-Nutricionista. MU: 00030

Licenciada en Ciencia y Tecnología de Alimentos. 

Directora Técnica del Departamento de Formación, Restauración Colectiva y Empresas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonPedir cita