MIGAS DE SÉMOLA CON BOQUERONES
12 septiembre, 2019
COMIDAS NUTRIBAN-TERNERA EN SALSA CON PATATAS-
19 septiembre, 2019

¿POR QUÉ MI CUERPO NECESITA COMER DE TODOS LOS NUTRIENTES?

¿POR QUÉ NECESITA MI CUERPO HIDRATOS DE CARBONO, PROTEÍNAS Y GRASAS?

Nuestro cuerpo necesita una serie de compuestos químicos para obtener la energía que necesita, para formar o reparar tejidos y para llevar a cabo los complicados procesos bioquímicos que suceden en nuestro interior. Para poder disponer de esos nutrientes, debemos obtenerlos de los alimentos que ingerimos.

  • Hidratos de carbono:

Son muchas las dietas que restringen o eliminan los hidratos de carbono pero, ¿son un ejemplo de dieta equilibrada y sana? La respuesta la comprobamos fijándonos en cuáles son los alimentos que componen la base principal de la pirámide alimentaria o los alimentos que forman parte de la Dieta Mediterránea.  En ambos sitios los hidratos de carbono son el punto de partida

“LOS HIDRATOS DE CARBONO SON PARA NUESTRO ORGANISMO LO QUE LA GASOLINA PARA UN COCHE, EL COMBUSTIBLE.”

La razón para su consumo es que contienen “la gasolina” para nuestro cuerpo, la glucosa. El cerebro, el hígado, nuestros músculos funcionan gracias a ella. Por eso, si no ingerimos la cantidad adecuada estaremos más cansados, de mal humor, desconcentrados…

Pero dentro de los hidratos de carbono, hay que diferenciar cuáles son los que realmente se enmarcan dentro de la Dieta Mediterránea y de la pirámide nutricional.

Son los hidratos de carbono complejos (pan, pasta, arroz, patata, legumbres, cereales…). Nos proporcionan energía durante más tiempo y de manera más eficiente. Se deben consumir diariamente y proporcionarnos entre el 50-55% de la energía que comemos al día. ¿Cómo repartirlo? Incluye en cada una de las ingestas diarias que realices una o dos raciones. Mejor todavía si son integrales, ya que contienen fibra, indispensable para un correcto tránsito intestinal y aportan mayor saciedad. Además, los alimentos integrales contienen vitaminas y minerales  que los refinados carecen.

El otro tipo de hidratos de carbono son los simples (dulces, golosinas, azúcar, refrescos azucarados…) que, si no sabemos aprovecharlos correctamente terminan acumulándose en forma de grasa. Éstos, quedan alejados de la Dieta Mediterránea y dentro de la pirámide alimentaria están relegados a un consumo más ocasional.

  • Las proteínas:

Son el principal componente del que están hechos nuestros tejidos y algunas de las principales moléculas reguladoras (enzimas, hormonas, etc). Es decir, nuestros cuerpos están compuestos fundamentalmente de proteínas.

Las proteínas son macromoléculas muy complejas creadas a partir de la unión de otras moléculas más sencillas llamadas aminoácidos. Cuando ingerimos proteínas, nuestro organismo las descompone en aminoácidos que utiliza para crear sus propias proteínas (y con ellas los tejidos, las enzimas, las hormonas, etc.).

Existen 20 aminoácidos, de los cuales podemos sintetizar 10 (aminoácidos no esenciales y aminoácidos semi-esenciales), pero los otros 10 restantes (llamados aminoácidos esenciales) debemos ingerirlos a través de los alimentos. El organismo toma los distintos aminoácidos que emplea de forma específica para diferentes funciones. Fundamentalmente, las proteínas sirven como material de construcción de moléculas encargadas de la defensa, el transporte o regulación de funciones, o de la reparación de tejidos. En cambio, las proteínas no se utilizan como fuente de energía.

Aunque se trata de un material imprescindible para la vida, el exceso de proteínas puede generar graves problemas al organismo. De hecho, en nuestro mundo moderno existe un exceso proteínico en la alimentación que genera enfermedades de diversa índole, mientras que otras poblaciones sufren carencias extremas.

La OMS recomienda una ingesta diaria de proteínas del 10-15%.

  • Las grasas:

Son moléculas complejas compuestas de ácidos grasos y glicerol. El organismo las necesita para crecer y obtener energía. También las utiliza para sintetizar hormonas y otras sustancias necesarias para las actividades del organismo (como las prostaglandinas).

Son la fuente más lenta de energía, pero también, a su vez, la forma más eficiente. Cada gramo de grasa proporciona al organismo alrededor de 9 kcal, más del doble de las proporcionadas por las proteínas o los hidratos de carbono. El organismo aprovecha esta eficiencia para almacenar cualquier exceso de energía en forma de grasa. El cuerpo acumula los excesos de grasa en el abdomen (grasa visceral) y bajo la piel (grasa subcutánea), para usarla cuando necesite más energía. El organismo también puede depositar el exceso en los vasos sanguíneos y dentro de algunos órganos, donde puede obstruir el flujo sanguíneo y dañar el órgano afectado, causando a menudo graves enfermedades.

En NUTRIBAN te proponemos planes alimentarios para bajar de peso, mejorar composición corporal, mejorar patologías, y otras necesidades alimenticias, adaptados a tus gustos, a tus costumbres, a los platos típicos de la gastronomía de tu zona, sin restringir ningún tipo de  alimentos, porque TODOS LOS NUTRIENTES SON NECESARIOS PARA MANTENER Y MEJORAR NUESTRA SALUD.

 

FUENTES CONSULTADAS

https://www.dietistasnutricionistas.es/la-importancia-de-los-hidratos-de-carbono/

https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1575092206710919

https://www.vidanaturalia.com/que-nutrientes-necesita-nuestro-cuerpo/

https://www.msdmanuals.com/es-es/hogar/trastornos-nutricionales/introducci%C3%B3n-a-la-nutrici%C3%B3n/hidratos-de-carbono,-prote%C3%ADnas-y-grasas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now ButtonPedir cita